Algoritmo: la clave de Facebook

Enero de 2018. Facebook anuncia un “cambio de algoritmo”. Probablemente, nunca ha generado tanta expectación un cambio en “un conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución a un problema” –RAE dixit-.

No es la primera vez que Facebook cambia de algoritmo, pero en esta ocasión el cambio puede afectar de manera directa al alcance orgánico de las “fan pages”, es decir, puede afectar a marcas y empresas. Y es que Zuckerberg, en enero, se reafirma en su visión de Facebook: una red social en la que los usuarios pasen mucho tiempo -cada vez más-, pero mejor invertido. Naturalmente, hizo su declaración en su propia red: el 12 de enero, desde Menlo Park, California.

https://www.facebook.com/zuck/posts/10104413015393571

Básicamente, Zuckerberg no quiere perder la perspectiva original de Facebook como escenario de relación entre personas y afirma haber tomado en consideración las opiniones que se han generado en la propia comunidad y que expresan cómo las publicaciones de marcas y empresas ocupan mucho del tiempo que se pasa en la red. Facebook quiere priorizar los contenidos relevantes, en línea con su compromiso para que su red social contribuya al bienestar de las personas, el bienestar que proporciona el contacto con familiares y amigos, en tanto que no es tan beneficioso convertirse en un espectador pasivo de vídeos y artículos publicados por las marcas y empresas.

La cuestión nuclear del cambio algorítmico está en que se generen, en primer lugar y como siempre, interacciones dentro de la red, pero, además, forzar a que esas interacciones sean significativas.

¿Está justificada la alarma que la declaración de Facebook ha generado entre marcas y empresas, entre gestores de fan pages?. En rigor, quizás no.

La nueva orientación de la red social es una revisión de criterios y un reto, una oportunidad, para generar relaciones de calidad entre marcas y empresas con los usuarios de Facebook. En efecto, ya no es cuestión de publicar bajo criterios cuantitativos, sino cualitativos.

Así, aunque Facebook siempre ha valorado los “likes”, con los nuevos parámetros penalizará la petición expresa de “likes”: estos han de ser generados por contenidos que, incidiendo en el usuario, generen, de manera activa por parte de éste, su “like”.

Facebook también ha estado premiando publicaciones con muchos comentarios, sin tomar en cuenta los contenidos de esos comentarios. Pues bien, ahora la red va a valorar que los comentarios se produzcan no tanto entre marca y usuario, sino entre usuarios, generando la conversación e interacción entre ellos.

Cómo Facebook ha constatado que los vídeos de Facebook Live generan mucha más interacción que cualquier otro vídeo subido directamente a la plataforma, “premiará” este tipo de contenido que no hace sino plasmar un contenido en vivo y de actualidad.

En definitiva, si Zuckerberg y Facebook se han propuesto ayudar a los usuarios a encontrar contenidos relevantes y a que tengan más interacciones sociales significativas, ¿no son estos los mismos propósitos de marcas y empresas para establecer una relación de calidad y fidelizada con sus clientes?.

2018-05-14T18:21:32+00:00 8 febrero, 2018|Social Media|