Recomendaciones para llevar una agenda de trabajo productiva

agenda de trabajo productiva

Tener una agenda de trabajo es una excelente manera de mantenernos bien organizados, pero esto no sirve de mucho si no aprendemos a seguirla o si no desarrollamos una disciplina.

HOY te ofrecemos diversos consejos para que tu agenda sea productiva y que la puedas cumplir de forma natural sin sentir constantemente presión o inclusive caer en la frustración.

Recomendaciones para llevar una agenda de trabajo productiva:

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Es importante respetar la agenda, esto es porque somos los únicos perjudicados cuando no la seguimos, seguido de nuestro equipo de trabajo y claro, la empresa o negocio. Ten un punto flexible para los cambios que sean necesarios, pero procura que las actividades estén tan bien programadas que los cambios sean mínimos.

No esperes hasta el último día para terminar una actividad

El último día de una entrega o de un proyecto no es para terminarlo, sino para afinar detalles, sobre todo, si estás ante un cliente nuevo o que sabes que es muy exigente. Date el tiempo para terminar un día antes el trabajo y proyecto, a fin de que el último día de entrega sea para darle una segunda vista que evite errores o faltantes.

Crea tu agenda mes a mes pero detállala cada semana

Algunas acciones aunque deseemos que no se nos retrasen suelen rezagarse. Si estas no son urgentes es prudente agendarlas en un día diferente. Respetar nuestro propio tiempo quiere decir hacer lo que tenemos programado sin falta, pero también significa saber cuándo podemos y debemos decir “este trabajo puede salir otro día u otra semana”.

agenda de trabajo productiva 2

Organiza tu agenda con el resto de tu equipo

Si tienes un equipo de trabajo, dependes de proveedores, de pagos o de subcontratados, crea una agenda que trabaje de la mano de todos ellos, porque si no los tenemos en cuenta probablemente los tiempos no concuerden y te retrases o necesites rezagar trabajo que se empalmará con el tuyo. Evita una avalancha de trabajo considerando los tiempos y acciones de los demás también.

Ten tu agenda a la vista y en el formato que mejor se adapte a ti

Hoy tenemos dispositivos electrónicos que nos proveen de grandes herramientas, pero si tu forma de agenda es “a la antigua” perfecto, ten tu agenda como mejor se adapte a ti y tu equipo. Pero sobre todo, procura tenerla siempre a la vista para no olvidar acciones, proyectos o plazos.

Finalmente, te podemos recomendar que tomes tu agenda como la gran herramienta de organización que es, evitando generar ideas o sensaciones negativas contra ella, suena un poco extraño, pero si no lo hacemos podremos crear un estado de estrés frente a la agenda, cuando la idea es que nos dé la satisfacción y certeza de una excelente organización de nuestro tiempo.