Combinando networking online y offline

Inicio - Comunicación online - Combinando networking online y offline

NetworkingNetworking” es una palabra que lleva tiempo rondando entre nosotros y que se ha instalado ya en ese nuevo vocabulario del lenguaje de los negocios. Sin embargo, el networking es mucho más que una simple palabra o un anglicismo que utilizamos cada vez con más frecuencia, es el símbolo de un cambio social, supone un nuevo enfoque en las relaciones de negocio.

A grandes rasgos, entendemos por networking la red de contactos profesionales creada en el ámbito digital. Y cuando hablamos de hacer networking, hablamos de acudir a eventos o actividades con el objetivo de incrementar esa red de contactos profesionales y buscar nuevas oportunidades de negocio.
Consiste, en definitiva, en construir relaciones con personas vinculadas a un mismo entorno profesional, dispuestas a hacer negocios, con las que podríamos hacerlos en un futuro o crear algún vínculo profesional.

Hoy, os quiero hablar de las ventajas y desventajas del networking online y offline; incluso quiero ofrecemos algunas ideas o tips que os pueden permitir combinar ambas formas de networking.

Networking online

  • Rápido y (relativamente) sencillo. 
    Son muchas las redes sociales que tenemos a nuestro alcance las que nos permiten realizar contactos de una forma rápida, cómoda y relativamente fácil. Un buen ejemplo de ello y quizá las más utilizadas son LinkedIn y Twitter.
    Resulta tan sencillo que, en muchos casos es común que los usuarios caigan en el error de construir y aumentar su propia red de contactos de manera compulsiva y sin mucho sentido, en ocasiones sin siquiera consultar el perfil de la persona que están incluyendo. Lo dicho, es un error, evitemos la tentación y caer en él.
  • Económico.
    Para hacer networking online lo único que necesitas es un dispositivo con conexión a internet.  Lo puedes hacer desde casa, desde la oficina o tomando un café en cualquier cafetería del mundo. No requiere de desplazamientos ni obliga a viajar para asistir a eventos; y eso, sin ninguna duda, supone un gran ahorro en cuanto a tiempo y dinero.
  • Cómodo a nivel personal. 
    Para realizar networking online no se precisa de grandes habilidades comunicativas o sociales, por lo que permite que puedan practicarlo de una forma cómoda incluso las personas más tímidas. 

Networking offline (cara a cara)

  • Mayor confianza. 
    Cuando tienes a una persona delante, su percepción es más fiable, ya que en su construcción intervienen todos los sentidos. Se precisa de muy poco tiempo (tan sólo segundos) observando y escuchando a una persona para crear o construir una idea general sobre esa persona… Esto no pasa en las relaciones virtuales.
    Aquí juega un papel realmente importante y fundamental la inteligencia emocional y la comunicación, ambas te permitirán, en poco tiempo, saber y decidir si se trata de una persona con la que eres compatible, te puede ser útil o te podría aportar algo positivo.
  • Permite crear vínculos más sólidos. 
    Tras esa primera impresión o percepción de otra persona, si es buena, se creará un vínculo que se puede mantener o no, en función de las necesidades e intereses de ambos. Pero hay algo innegable, las personas más capaces y dispuestas a ayudar y colaborar a nivel profesional son las que confían; y es muy complicado ganar esa confianza a través de una relación puramente virtual.
  • Obliga a abandonar la zona de confort.
    Crear una amplia red de contactos a golpe de clic es muy cómodo y presenta muchas ventajas. Sí. Pero también es cierto que si nos relacionamos más a nivel virtual, nuestras habilidades sociales se pueden ver afectadas de forma negativa.
    Hacer networking offline nos obliga a establecer conversaciones con personas que no conocemos y a presentranos de una manera correcta, cuidada y mostrando lo mejor de nosotros mismos. Practicar esto es recomendable incluso cuando no es necesario para no perder esas habilidades sociales.

Es evidente que ambos tipos de networking presentan sus propias ventajas. Pero lo cierto es que lejos de ser incompatibles son complementarios. De hecho, combinados, se fortalecen; la eficiencia del networking online combinada con la eficacia del networking offline, puede ofrecer grandes resultados a la hora de realizar negocios o crear nuevos vínculos profesionales.

¿Cómo combinar networking online y offline?

  • El networking online te puede permitir seleccionar o descartar a las personas con las que tener un contacto offline.
  • También puedes combinarlos al revés. Es decir, es posible que acudas a un evento en el que conozcas a personas que no se encontraban en tu red de contactos. A la hora de buscar un buen resultado en esas relaciones, es conveniente un seguimiento posterior a ese encuentro; y para ello las redes sociales, por ejemplo, son una gran herramienta.
  • Puedes utilizar ambas formas para crear tu propia estrategia de networking.
    Imagina que vas a acudir a un evento… Busca a través de las redes a otras personas que también acudirán a ese evento. Con tan sólo consultar sus perfiles en las redes podrás hacerte una idea de sus intereses. A partir de ahí, puedes desarrollar tu propia estrategia para entablar conversaciones de interés con los asistentes.
2018-05-15T09:58:57+00:0020 junio, 2014|Comunicación online|