¿Es segura tu tienda online?

Inicio - Marketing Digital - ¿Es segura tu tienda online?

ecommerce

Las múltiples ventajas y posibilidades que ofrece el mundo digital ha impulsado a muchos a lanzarse a la piscina del comercio electrónico y participar de la economía digital, vendiendo a través de sus propios espacios en la red, sus productos, sus servicios, sus ideas, incluso su propia marca personal. Sin embargo, ¿se tienen en cuenta los aspectos legales a la hora de apostar por este tipo de negocio?

En España debemos tener en cuenta especialmente dos leyes con mayor peso a este respecto:

  1. Ley Nacional de Defensa de los Consumidores
  2. Ley de Protección de Datos

Ley nacional de Defensa de los Consumidores 

Es lógica y necesaria una ley que proteja y salvaguarde los derechos fundamentales de cualquier consumidor. Y es precisamente eso lo que pretende esta ley (modificada el pasado 13 de junio de 2014), proteger a usuarios y consumidores a través de procedimientos eficaces, el cuidado de la seguridad y salud y defendiendo los legítimos intereses económicos y sociales de los mismos.

Para conseguirlo, esta ley establece uno derechos básicos de los consumidores:

  • Derecho a la información.
  • Derecho a la educación y  formación en materia de consumo.
  • Derecho a la representación, consulta y participación.

Esto implica muchos cambios, entre los que se encuentran:

  • Se suprimen los cargos extra (recargos por utilizar tarjetas de crédito y líneas directas).
  • Se eliminan también los gastos y costes ocultos que pueda haber en Internet.
  • Los precios son ahora más claros, ya que antes de finalizar la compra, debe especificarse el coste de la compra en cualquier ecommerce incluyendo el IVA/IGIC.
  • Se modifican los plazos de cambio o devolución, ampliando de los 7 días establecidos anteriormente a los 14 días. Además, la ecommerce deberá informar de forma clara sobre el período de desestimiento, ya que de lo contrario el período de devolución se ampliará a 1 año (este período comienza cuando el consumidor recibe su pedido).
  • En los que al reembolso se refiere, tras la modificación de esa ley, los comerciantes están obligados a devolver a los consumidores el importe de su compra (incluidos los gastos de envío o entrega) en un plazo máximo de 14 días.

Ley de Protección de Datos

El principal objetivo de la Ley de protección de Datos es garantizar y proteger las libertades y los derechos fundamentales de las personas físicas en lo que a sus datos y el tratamiento de los mismos se refiere. Esta ley pretende regular el uso de los datos y ficheros de carácter personal y las obligaciones de los que los tratan.

La adecuación de una ecommerce a la Ley de Protección de Datos, es recomendable gestionarla con alguien especializado. En cualquier caso, estos son los pasos básicos:

  • Debes informar a los usuarios de qué datos personales estás recogiendo, cómo y para qué se van a usar y, por supuesto, obtener su aprobación para el uso de los mismos. La ecommerce también debe indicar el método al que pueden recurrir los usuarios para modificar dichos datos, consultarlos o darlos de baja.
  • Los ficheros deben estar protegidos tanto a nivel físico como tecnológico, por lo que las ecommerce deben implementar medidas de protección de los datos que manejan.
    Además, las ecommerce tienen la obligación de estar alojadas en sitios que garanticen el cumplimiento de todos los requisitos. Como dato añadido, por lo general, los proveedores de alojamiento europeos cumplen la normativa establecida (en cualquier caso, comprobarlo); y si la compañía con la que se trabaja es estadounidense, debe estar inscrita en “Safe Harbour” en estado activo.
  • Este último paso es probablemente el más tedioso… Consiste en registrar el fichero de datos en la Agencia Española de Protección de Datos.
    Es importante tener en cuenta de cara al comienzo de la actividad de la tienda online que el trámite de registro no es inmediato, tarda alrededor de un mes. Además debes saber que como justificante de la realización de este trámite has de recibir la carta oficial.  

A mi modo de ver, este proceso de legalización de cualquier ecommerce, no es ni debe considerarse o ser tratado como un simple trámite necesario —que lo es—, sino como una vía de competitividad digital que permita a los usuarios y clientes sentirse seguros y mantenga o refuerce su confianza en nuestro negocio.
Cumplir con todos los aspectos legales y ser capaces de garantizar a los usuarios todos sus derechos es también una carta de presentación, una manera de fortalecer la reputación online de nuestra marca o empresa.

2018-05-15T11:38:14+00:0030 septiembre, 2014|Marketing Digital|