¡Ya está aquí la Navidad!. La Navidad una de las fiestas del año más cargada de tradiciones y, al mismo tiempo, una de las que más propicia que la innovación llegue a todas partes. Al fin y al cabo, el mismísimo Papá Noel que hoy todos conocemos, orondo y bonachón, vestido de rojo, es un jovenzuelo que fué creado por el caricaturista Thomas Nast en 1863, modernizando, con un punto de comicidad, al muy venerable y anciano San Nicolás…

 

Santa Claus según Thomas Nast para la tira navideña de Harper’s Weekly, revista política que se publicó en Nueva York entre 1857 y 1916

 

LA PREHISTORIA DE LA NAVIDAD DIGITAL… 

Hubo en tiempo en que la Navidad se felicitaba… ¡en mano!.

Tal vez no todos nuestros lectores lo puedan recordar, pero, hasta finales de los años 60 del siglo pasado, carteros, carpinteros, corredores de seguros, lampistas, botones, repartidores, taberneros, monaguillos y, ¡ah!, los serenos, tocaban a los timbres de las casas de los vecinos de sus barrios con deliciosas felicitaciones navideñas. A cambio, los vecinos les daban el aguinaldo…

El cerrajero

El botones

El lampista

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto, un sábado por la tarde, las familias hacían una lista con quienes felicitar la Navidad y, a mano y en cadena, se escribían las postales navideñas, firmadas por todos los miembros de la familia, para que, alrededor del mundo, empezasen a circular infinidad de tarjetas en un incesante ir y venir, muy meritorio, de carteros que, por supuesto, también tenían su propia felicitación de Navidad.

 

El cartero

 

A UN PASO DE LAS NAVIDADES DIGITALES: AÑO 1996

Servidores de internet, 1996.  Foto by Getty.

¿Cuánto tiempo hace que Internet está presente en la vida corriente…?. Si fue hacia 1996 que se empezó a informar a la opinión pública de la «red de redes», hablamos de apenas unos 20 años.

Por aquel entonces, los módems chirriaban cada vez que se conectaban y lo hacían a velocidades ridículas. Para muchos, Internet iba a ser sólo una moda pasajera… 

 

Por supuesto, de los smartphones no hay nada que decir. No, en 1996.

 

Moviline, la primera compañía de móviles en España.

 

Y, POR FIN, LAS NAVIDADES DIGITALES

Sí, ahora sí. Después de poco más de 20 años, nuestro mundo se ha digitalizado. Todos -o casi todos-, usamos Internet en el trabajo, en casa, en nuestros móviles…

Sólo en España hay 39 millones de usuarios -frente a los 50.00 ordenadores, y sólo ordenadores, que estaban conectados a la red en 1996-. 

Y, ¿cómo son las Navidades digitales?. Pues… ¡como las prehistóricas Navidades offline!.

¿Cuántos mensajes te han llegado al móvil con felicitaciones navideñas en forma de memes o vídeos?. Bueno, no importa tanto el número -¡no todo el mundo es un «influencer»!-, como que el smartphone nos avisa, mensaje a mensaje, de una nueva felicitación en la que siguen apareciendo Papá Noeles, renos, árboles de Navidad y algún pesebre.

Y, ¿de dónde se consiguen las felicitaciones que se comparten vía Internet?. De Internet y a un click de cualquier aplicación online o que tengamos descargada.

Mientras tanto, también por Internet, páginas y páginas dedicadas a recetas navideñas o a las plantas propias de estas fechas.

Desde las redes sociales podemos reservar mesa en restaurantes, comprar una joya para regalar o un billete de avión que nos lleve a la India para escapar de los villancicos -o de la família…-.

Lo único que ha cambiado es que ya nadie llama a nuestro timbre. Ni carteros, ni lampistas, ni carpinteros, ni botones, ni monaguillos… Tampoco los corredores de seguros.  Tampoco los serenos, oficio, además, definitivamente desaparecido.

¿Melancolía…?. ¡No!. Sencillamente, el mundo ha cambiado, pero no tanto, quizás, como pudiera parecer… Porque, una vez más, la realidad ya no tiene fronteras y nada es tan distinto entre lo offline y lo online.