Las (malas) consecuencias de lo que publicas en las redes sociales

Inicio - Social Media - Las (malas) consecuencias de lo que publicas en las redes sociales

Compartir, compartir, compartir… y luego, seguir compartiendo. ¿No compartimos demasiado?

privacidad-en-las-redes-sociales

Que aparezca en el perfil de las redes sociales en las que está presente cualquier usuario su fecha de nacimiento, sus gustos personales, el rincón del mundo en el que vive, el colegio o Universidad en el que ha estudiado… es habitual. Pero no contentos con ello compartimos estados, imágenes y vídeos sobre nuestra vida… ¿Te has planteado qué consecuencias puede tener tanta información personal compartida?

Para empezar hablando del mejor de los casos, la información personal que guardas en el perfil de las redes en las que estás presente es un valioso tesoro para los profesionales y compañías del marketing. Y digo tesoro porque tus datos personales se traducen en beneficios económicos para algunos. ¿Cómo? Pues muy sencillo, esos detalles sobre tus preferencias permiten diseñar campañas publicitarias y de marketing más ajustadas a tu perfil… y el resultado son compras, beneficios y dinero.

Hasta aquí todo (más o menos) bien. Pero existen otras consecuencias que pueden ser realmente nefastas:

  • Casi el 30% de los usuarios de redes sociales confiesa hacer público su período de vacaciones. Seguramente ya has escuchado que más de uno/a ha sufrido un atraco en su casa cuando disfrutaba de sus (seguramente) merecidas vacaciones. Y es que son muchos los que invierten horas y horas en recopilar datos sobre otros; y entre esos muchos, también se encuentran algunos amigos de lo ajeno.
  • Encontrar trabajo hoy en día no es tarea sencilla para nadie. Por ello, conviene tener en cuenta hasta el más pequeño de los detalles. Y uno de los detalles que se olvidan, a veces, es que los responsables de recursos humanos de las empresas también utilizan las redes sociales. Tanto es así que no sólo las utilizan como usuarios, sino que han adoptado las redes sociales como una herramienta más en el proceso de selección de candidatos… Imágenes de prácticas ‘poco decorosas’, comentarios inadecuados o irrespetuosos… compartidos en las redes sociales, pueden suponer el motivo por el que no logres acceder al empleo que tanto deseas o necesitas.
  • Lo que compartes puede derivar en casos de cyber bulling o suplantación de identidad. Estos casos, desgraciadamente, cada vez más frecuentes. Y muchos se podrían evitar si el uso y manejos de los datos personales en las redes sociales se realizara con mayor control y conciencia.
  • En este período de recesióm, tener un trabajo es -casi- un privilegio. Un privilegio que se puede perder por lo que se comparte… Te pongo un ejemplo:
    Hace algunos meses los socorristas de unas piscinas municipales de California cayeron rendidos a la moda del archiconocido Gangnam Style e hicieron su propia versión de la parodia en las instalaciones de las piscinas. Grabaron un vídeo en un horario fuera de sus horarios laborales, lo compartieron, y fue cuestión de poco tiempo que se convirtiera en todo un éxito gracias a la viralización del mismo a través de las redes sociales. ¿La consecuencia? Todos y cada uno de los 13 socorristas que participaron en la parodia fueron despedidos. Y de nada sirvieron las protestas, peticiones y campañas que se llevaron a cabo para evitar que perdieran sus empleos.
    He aquí un vídeo que explica con detalle la historia:

Conclusión:

Las  redes sociales son plataformas ideales para mantenerse informado, para conocer gente, para comunicarse, para compartir… Sí, también para compartir, ¡por supuesto!. Pero sin perder la perspectiva de que, por lo general, todo se desarrolla en un entorno público. Y es fundamental conocer las consecuencias que pueden tener nuestros actos y debemos responsabilizarnos de los mismos.

2018-05-21T12:39:40+00:00 9 noviembre, 2014|Social Media|