Optimizar la web para una mejor y mayor conversión

Inicio - Comunidades - Optimizar la web para una mejor y mayor conversión

conversion-web

Probablemente has oído hablar del ahora famoso CRO (Conversion Rate Optimization) o lo que es lo mismo Optimización del ratio de conversión.
Este término se refiere al porcentaje de personas que toman la acción que tú deseas cuando visitan la página web (comprar, enviar un mail, etc.).
Se trata de algo mucho más complejo de lo que a priori puede parecer, incluso de los que muchos nos tratan de vender… Pero, sobre todo, se trata de un dato estadístico realmente importante, ya que supone la herramienta para comprender el la situación o estado de la web y para medir el rendimiento sobre la inversión (ROI).

Sin trafico no hay conversión“. Esto lo tenemos todos muy claro. Pero lo cierto es que cada vez se torna más complicado y costoso lograr un tráfico de calidad… Y lo cierto es que, un aumento de tráfico tampoco garantiza un aumento de las conversiones.

En medir y analizar e investigar está el secreto. Sólo midiendo, analizando todos los datos, interpretándolos, formulando hipótesis, investigando y finalmente implementando soluciones en base a ello, podremos optimizar. Pero esto no es un ejercicio único y puntual, el proceso de optimización es continuo.

1. Comenzar realizando una lista de problemas e hipótesis es una buena formado comenzar:

  • Debes conocer a la perfección los objetivos de la compañía.
  • Otro aspecto fundamental es conocer a los clientes, al público objetivo lo que ellos buscan en la web. Será cuestión de diseñarlo en base a sus necesidades.
  • Conocer y  comprobar el funcionamiento de cada una de las partes de la página web es otra de las bases. Utiliza todos los recursos a tu alcance para comprobar qué puede estar fallando.
  • Investiga datos (de dónde proceden los usuarios, demografía, embudos, tasas de conversión).

2. Una vez hechas las investigaciones y extraídos los datos, formula hipótesis en base a ellos que te permitan obtener propuestas de solución.

Una vez decididas las soluciones es momento de implementarlas. Ahora bien, no las implementes todas a la vez, ya que ello no te permitiría medir los resultados de cada uno de los cambios que has hecho… y por lo tanto no sabrías lo que realmente funciona y lo que no.

3. Analiza los resultados.

Decía al principio que el proceso de optimización es un proceso que requiere de un trabajo continuo… y llegados a este punto, toca volver a medir y analizar cada uno de los cambios que decidimos ir haciendo en la web. Se trata de saber, a ciencia cierta y en base los datos, las hipótesis que han funcionado y las que no.
Lo que no ha ido bien, quizá precise de nuevos cambios o modificaciones que permitan mejores resultados.

4. Continua con el análisis y las hipótesis.

En el caso de que logres mejorar o incrementar las conversiones, eso no significa que no existan más opciones que te puedan ofrecer mejores resultados. La curiosidad en este caso es fundamental, no la pierdas… pregúntate continuamente qué otras opciones podrían hacer que funcione mejor.

 

Este es un trabajo sin fin… siempre habrá grandes o pequeños detalles que se pueden cambiar o mejorar en pro de una mayor conversión y un mayor beneficio.

 

2018-05-15T22:14:12+00:0029 enero, 2015|Comunidades|