Tu reputación online no caduca, ¿qué estás haciendo con ella?

Inicio - Comunicación online - Tu reputación online no caduca, ¿qué estás haciendo con ella?

reputación-online

Hoy, si no estás en Internet, no existes. Y si estás, eres lo que dicen de ti. Es posible que las palabras se las lleve el viento en ocasiones, pero el viento no es capaz de arrastrarlas si han sido escritas en la red. Una vez escritas, ahí permanecerán siempre.

Lo que hoy dicen de ti o de tu marca en en la red, mañana seguirá presente. No se disipa, no se diluye, no se esfuma. Permanece y, con una simple búsqueda, se lo recuerda a todo el que quiera saber de ti. Por ende, una buena reputación online te puede catapultar al éxito; pero si la reputación no es tan buena, se avecina el caos. Y es que la revolución 2.0 ha contribuido a una democratización en este sentido, otorgando a los usuarios la oportunidad y el poder de evaluar y opinar alzando voz su y dándole la importancia que merece.

La reputación siempre ha supuesto uno de los activos más importante en cualquier compañía o marca. Hoy, la reputación online tiene incluso más fuerza y poder. Y es que, hoy, la inmensa mayoría de los usuarios, antes de tomar decisiones de compra, consulta a través de Internet las impresiones de otros consumidores.
La redes sociales suponen, sin lugar a dudas, uno de los canales más activos en este sentido. A través de ellas los usuarios pueden expresarse logrando que su mensaje llegue a mucha gente.

Que las empresas han tomado conciencia de la importancia de estar presente en Internet y el potencial de las redes sociales, es un hecho. Sin embargo, es frecuente encontrar compañías y marcas que, a pesar de estar convencidas de la importancia de la presencia en la red, no saben qué deben hacer en ella. Y en el mundo digital, los errores se pagan muy caros. Recurrir al spam o no aportar valor, son sólo algunos de los errores más frecuentes; pero con lo que realmente pueden llegar a cabar su propia tumba, es realizando una mala gestión de las críticas.

Ante las críticas se precisa de una actuación rápida y, sobre todo, correcta.
Las peticiones y reclamos de los usuarios y clientes no tienen por qué ser motivo para tomar una posición de defensa. Más bien, deben entenderse como una oportunidad excelente para saber qué es lo que quieren y necesitan realmente y mejorar lo que se les está ofreciendo. Escuchar a los usuarios es la mejor manera de fidelizarlos. Y participar de forma activa en todos los canales abiertos ayuda a prevenir las malas críticas y a la vez genera conciencia.

Y a la hora de gestionar la reputación online, las excusas no tienen cabida si la intención es sobrevivir, son muchas las herramientas al alcance y disposición de cualquiera para hacerlo.
Lo que dicen en Internet sobre una persona, compañía o marca, provoca un fuerte e irremediable impacto sobre la misma -para bien o para mal-. Esto es algo que se debe tener muy presente en un momento en que los cambios son constantes.

2018-05-27T11:58:28+00:002 octubre, 2013|Comunicación online|